SEGUNDO PRINCIPIO REIKI: SOLO POR HOY NO TE IRRITES




 La irritación es un estado de desarmonía que proviene de diferentes fuentes, pero principalmente de sentimientos de cólera y de ira, que a su vez son generados porque queremos controlar y dominar todas las situaciones en las que nos vemos inmersos. 

Cuando las personas y los eventos no se presentan como queremos y sentimos que se escapan de nuestro control, experimentamos sentimientos de enfado, rabia, odio, cólera, que nos producen un estado de desconexión con nuestro Yo Superior, de la conciencia universal y del Amor Divino. 









Cuando lleguemos a sentirnos furiosos o irritados por algo, recordemos este principio, y analicemos el motivo de nuestra irritación, contemplemos lo intrascendente que es y la poca importancia que tiene, pensando que esta furia nos está impidiendo expresar el amor de forma incondicional. 

Tengamos siempre presente la teoría del espejo, y recordemos que lo que pensamos y sentimos de los demás es un reflejo de nosotros mismos, asumamos el control y la responsabilidad de nuestra vida, analizando las causas de esta furia que están dentro (y no fuera) y que sólo con el trabajo interior pueden ser superadas.