AMANDO CADA DIA






Enviar la Luz – a tí mismo, a otros o a una situación – se puede hacer en cualquier momento, en cualquier lugar. Solamente hace falta un instante (literalmente). La siguiente vez que te hagan esperar en cualquier situación, no sólo reprimas tus impulsos; manda la Luz.





Nada real puede ser amenazado
Nada irreal existe
En esto radica la paz de Dios
 Namaste